Lo que significa tener tu propio negocio

Lo que significa tener tu propio negocio

Mientras que un empleado trabaja para su patrón y recibe un sueldo por ello, un autónomo o empresario individual no participa de su trabajo con ningún empleado, sino que lo ofrece en el "mercado" y recibe dinero por su venta. La palabra mercado debe ser entendida en este contexto como algo más amplio que el lugar físico donde se realizan las transacciones. El "mercado" será cualquier entorno donde se lleven a cabo negocios, donde vendedores y compradores se reúnan y donde se oferte cualquier producto o servicio. El comprador o cliente no tiene por qué ser siempre un individuo, también puede ser una organización e incluso el estado. El comerciante o empresario lleva sus productos a dicho mercado. Y estos no tienen que ser necesariamente el fruto de su único trabajo, sino también de sus empleados o, posiblemente, de sus socios de empresa.

Si un empleado tiene menos libertad pero más seguridad, un autónomo o empresario individual dispone de más libertad pero de menos seguridad. Un autónomo tiene espacio para usar su imaginación y planificación y, además de hacer dinero, tan sólo él o ella toma decisiones sobre su trabajo. Por otro lado, él o ella pierde la seguridad de un sueldo regular y, además, a menudo debe invertir cantidades considerables de dinero en algo, sin la certeza de cómo se desarrollarán las cosas.

Antes de comenzar un negocio, habitualmente necesitas emplear una cierta cantidad de dinero. Dependiendo del tamaño de esta inversión inicial se pueden distinguir varios campos de actividad:

  • Actividades que no requieren prácticamente nada más que inteligencia, conocimientos adecuados y buenas habilidades comunicativas -por ejemplo, el trabajo de un negociador o un agente comercial, o actividades de asesoramiento que no dependan inmediatamente de una oficina, etc.,
  • Actividades que requieren de herramientas, cierta cantidad de materiales y equipamiento no excesivamente caro, posiblemente un pequeño taller (pero la mayor parte del trabajo se lleva a cabo en las instalaciones del cliente) - por ejemplo emplomado, hojalatería, albañilería, techado, decoración, sastrería, etc., así como todos aquellos que procesan datos, contables y otros negocios pequeños que necesitan básicamente de un ordenador, etc.,
  • Actividades que requieren establecer o alquilar una tienda u oficina con el equipamiento adecuado -por ejemplo una panadería, confitería, carnicería, taller mecánico de coches, carpintería, barbería, peluquería, zapatería, bufete de abogados, etc.,
  • Actividades que requieren de equipamiento e instalaciones más caras - producción industrial, estaciones de servicio, hoteles, grandes almacenes, etc.,
  • Actividades que requieren de un capital inicial para comprar bienes, que entonces son vendidos de nuevo -todo tipo de negocios.

Está abierto a todo el mundo el considerar comenzar un negocio, suponiendo que se esté dispuesto a asumir cierto grado de inseguridad e inciertas probabilidades de éxito. Aquellos que trabajan para sí mismos no son responsables de más supervisión que la suya propia. La calidad del trabajo no es juzgada por ningún supervisor, sino por el cliente al que está dirigido. Sólo si es un trabajo de calidad habrá clientes interesados en número suficiente, y si el empresario individual es capaz de organizar el trabajo de manera efectiva y administra sus beneficios de forma rentable, puede tener éxito. Un empresario individual no puede nunca dormirse en los laureles. El éxito alcanzado ayer puede no ser garantía del éxito de hoy, y la competición nunca descansa.